NAPIER, HARKLESS Y EL FALSO PATRIOTISMO DEPORTIVO.

La casi asegurada participación de los jóvenes Shabazz Napier y Moe Harkless ha vuelto a traer a la mesa el tema de si son boricuas, puertorriqueños o no lo son. Son muchas las personas que critican la entrada de este tipo de jugadores a nuestra selección. Siempre que alguien se opone se apelan mayormente a dos razones:

1. Al patriotismo, de que si no nacen en la isla, no son boricuas.
2. Siempre quitándole espacio a uno de aquí.

A mi entender, ambos puntos son incorrectos, el nacer o no nacer en Puerto Rico no te hace puertorriqueño. Son muchos los que nunca han salido de este hermoso terruño y no tienen ni sienten por su isla como los que no viven aquí. Muchas ocasiones esos descendientes sienten, valoran y quieren más nuestra cultura, mucho más que los que aquí vivimos. Aunque también estoy claro que no todos esos jugadores se identifican del todo con el país, pero una gran mayoría de ellos van fortaleciendo sus costumbre y culturas puertorriqueñas.

Yo estoy claro que me gustaría que la selección fueran con ” 12 criollos” pero la selección tiene que ser conformada con los mejores 12 disponibles. En el país tenemos mucho talento, no me queda la menor duda de eso, pero tampoco se les puede negar la oportunidad a jugadores que legalmente pueden representarnos. Siempre se menciona que un hijo o nieto le quita un espacio a uno 100% boricuas.

Muchos coaches, jugadores, patriotas dirán eso como primer argumento. Quizás tengan razón al decirlo. Pero a que no se sienten mal cuando son ellos los que salen al extranjero a trabajar. Si potencias del deportes utilizan jugadores con ninguna relación sanguínea, solo casos como residencias, casarse con ciudadanos de ese país pueden representarlos. ¿Por que entonces no debemos utilizar en el equipo nacional un hijo o nieto de puertorriqueños?

Por décadas la historia de nuestra selección (en todos deportes, pero más en el baloncesto) dice que siempre los descendientes han sido parte vital del equipo. Si buscamos los nombres grandes, su gran mayoría serán descendientes entre otros. Como los Raymond Dalmau, Georgie Torres, Jerome Mincy (nacido en una base militar) Fico Lopez (padres cubanos nacido en México) Danny Santiago, Larry Ayuso, Renaldo Balkman entre muchos más.

Que quizás ahora no son de apellido Torres y sea Napier o que no es Dalmau y pero es de apellido Harkless. No sonarán muy “boricuas” sus nombres pero mientras quieran representar los colores azul, blanco y rojo del hermoso uniforme que dice PUERTO RICO en el pecho y lo hagan con el corazón y orgullo no tengo problemas. Yo prefiero 12 magníficos que dejen su corazón en la cancha, a tener 12 que quieran lucir primero el apellido que llevan en sus espaldas.

Aclaro, con esto no les estoy tirando mal a los locales. La historia pasa pero no se borra, y es de conocimiento público todos los problemas que ha enfrentado la selección, cuando en ocasiones se anteponen otros intereses. Con esto tampoco quiero decir que la federación no tiene que mejorar su desarrollo de jóvenes del país pero ese es otro tema que luego hablaremos.

Solo digo, apoyemos nuestro 12 jugadores, que de seguro saldrán a la cancha a dar el máximo, a tratar de llenar un país de alegría y sobre todo dar una gran demostración. Dejemos a un lado sentimentalismos que muchas veces son solo momentáneos, Amo mi selección como nada en este mundo, a mi los Heat, Lakers no me importan, lo que si quiero es volver a recuperar nuestro lugar perdido en la elite del baloncesto mundial, porque tradicionalmente hemos sido de los mejores 10 lugares y creo que es momento de volver a lucir en grande.

10814222_10152865721860419_1808556411_n