Emotivo mensaje de sobreviviente de Cancer a Miguel Cotto

CottoUna fanática mexicana explica lo que significó para ella el combate

Miguel Cotto pudo haber perdido el combate contra Saúl “Canelo” Álvarez en Las Vegas, pero para las sobrevivientes de cáncer de seno a quienes dedicó la pelea, el púgil puertorriqueño se convirtió en mucho más que un campeón.

“Por gente como él es que muchas mujeres sobrevivimos al cáncer”, señala con voz temblorosa la sobreviviente Sonia Briseño.

Al ser inmigrante y no tener su estatus legal resuelto, escuchar el diagnóstico tuvo un impacto devastador para Briseño. No había dinero ni ayudas para la mujer oriunda de Tijuana, México.

“No tenía seguro médico. Mi situación legal aquí era buena pero no era la mejor”, cuenta Briseño.

Sin embargo, gracias a la ayuda de la organización Susan G. Komen la mexicana pudo costear los tratamientos que necesitaba.

“La organización me guio y ayudó. Me apoyaron al 100% sin importar mi estatus, si era latinoamericana, para mí eso fue una ayuda que no hubiera podido tener de otra forma”, recuerda quien ha superado dos veces el diagnóstico de cáncer de seno.

Briseño fue invitada a ver el combate en Mandalay Bay, en Las Vegas, por la organización en la que ahora trabaja como voluntaria.

“Empecé a buscar información de Komen de Puerto Rico y todo lo que estaba haciendo Cotto. Cuando vi todo lo que querían hacer, el mensaje de él (Cotto) y el trasfondo de que él iba a pelear por nosotras, pues más gusto me dio”, explica la mujer de 43 años.

Briseño recuerda emocionada que se vio reflejada en el boxeador durante el combate.

“Me identifiqué con la fuerza que lo veía salir en cada asalto. Su actitud, su mirada. Eso es lo que sientes cuando estás luchando contra ese contrincante (el cáncer). Poder estar allí y verlo ahí pelear con los ‘boxers’ y guantes rosa, es lo que mucha gente no ve, para mí eso no tiene precio. Yo casi me quedo afónica de tanto que le grité”, menciona Briseño, quien reside en el estado de California.

La sobreviviente, además, apunta que tuvo la oportunidad de conocer a Cotto y su madre durante los entrenamientos y le impresionó ver al boxeador proyectándose como una “persona totalmente normal”.

“Yo vi a un Cotto que es una persona muy sencilla, callado, humilde y positivo”, detalla, quien cargó orgullosa durante la pelea unos guantes rosados firmados por el boxeador.

Para Briseño, la experiencia fue sumamente motivadora por lo que grabó un mensaje de agradecimiento para el cagüeño en el que compara su gesta en el cuadrilátero con la batalla que llevan los pacientes de cáncer.

“Quiero darle las gracias porque me permitió tener esta experiencia en mi vida”, añade.

En la grabación, la mujer menciona que se vio reflejada en el rostro de guerrero del púgil puertorriqueño porque para las pacientes de cáncer “dejar de pelear nunca es una opción”.

“No siempre ganamos pero siempre hay que dar la batalla y tú la diste hasta el final, lamentablemente a veces la vida nos roba la pelea. Cotto, gracias por ponerte los guantes e inspirarnos a todas. De una luchadora a un campeón”, concluye la grabación.