Río de Janeiro lanza “guerra biológica” contra mosquito del dengue por Juegos Olímpicos

Rio 2016Por HispanTV

La Secretaría de Salud de la ciudad brasileña de Río de Janeiro anunció el miércoles algunas de las técnicas biológicas que la sede de los Juegos Olímpicos de 2016 empleará para combatir al mosquito causante del virus dengue, Aedes Aegypti.

Este anuncio se declaró después de que Brasil registrara una epidemia de 1,6 millones de casos en 2015.

“En el pasado la ciudad de Río contribuía con un 55 por ciento de los casos y en la actualidad apenas suponen el 25 por ciento, aunque la población siga creciendo”, afirmó el coordinador de Vigilancia Ambiental en Salud, Marcus Vinicius Ferreira.

En concreto, la terrible arma que emplearán los técnicos del departamento de Vigilancia Ambiental en Salud será el pececillo Poecilia Reticulada, conocido comúnmente como “barrigudinho” y de apenas un centímetro de longitud, el cual es introducido en todas las acumulaciones de agua dulce de la ciudad (piscinas, lagos, depositos y grandes charcos) contribuyendo de esta manera a reducir enormemente el número de mosquitos Aedes Aegypti.

“El pececillo ayuda contra la proliferación del mosquito, al ser un devorador de sus larvas, pudiendo acabar con generaciones enteras del mosquito”, explicó el coordinador de Vigilancia Ambiental en Salud, Marcus Vinicius Ferreira, quien explicó que “en el pasado la ciudad de Río contribuía con un 55 por ciento de los casos y en la actualidad apenas suponen el 25 por ciento, aunque la población siga creciendo”.

TAB Deportes

En este sentido, Ferreira recordó que en los tres primeros años de uso del pez, entre 2012 y 2015, los casos de dengue detectados en la ciudad pasaron de 130.000 a 17.700, todo ello a pesar de que 2013 y 2015 están considerados como los años en los que el impacto del dengue fue considerado como epidémico, lo que hace que su uso será aumentado durante este 2016 de cara a los Juegos Olímpicos del mes de agosto.

chikungunyaOtra de las armas que se reserva la ciudad para combatir al temible Aedes Aegypti es precisamente el Aedes Aegypti, mosquitos desarrollados por la Fundación Oswaldo Cruz de Río de Janeiro  que están modificados para albergar en su organismo la bacteria Wolbachia, la cual actúa evitando el desarrollo del virus del dengue en los mosquitos y reduciendo la longevidad de los mismos que, al reproducirse con sus congéneres, dan lugar a mosquitos “antidengue”.

Desde los primeros tests en 2012, la ciudad de Río de Janeiro ya soltó más de 200.000 mosquitos modificados en la zona norte de la ciudad, la más afectada por el mosquito debido a la abundancia de manglares, y es posible que en los meses previos a Río 2016 realice una auténtica repoblación de estos mosquitos para mantener el dengue a raya, como hizo en los primeros meses de 2015, cuando fueron liberados 10.000 ejemplares por semana.

Otra posibilidad sería la de la utilización de mosquitos modificados genéticamente desarrollados por la empresa británica Oxitec, con instalaciones en Sao Paulo capaces de generar 2 millones de ejemplares por semana, y que ya han sido probados con éxito por la Universidad de Sao Paulo (USP) en las ciudades de Juazeiro y Jacobina, en el estado de Bahía, consiguiendo suprimir a la población de mosquito local en un 90 por ciento.