Aficionados y Profesionales a puño limpio en el boxeo olímpico

Por Jairy Otero (TAB Deportes)

La evolución del boxeo aficionado ha sido inminente y acelerada si comparamos la competencia en Londres 2012 y la que disfrutamos desde hoy, sábado, en Rio 2016.

La Asociación Internacional de Boxeo (AIBA) se ha movido para estar en la línea con la agenda 2020 del Comité Olímpico Internacional (COI), que busca asegurar que los mejores atletas del mundo, en diferentes disciplinas, sean elegibles para competir en los Juegos Olímpicos.imageEl enfrentamiento entre profesional y aficionado ya tuvo su primera víctima cuando el mexicano Lindolfo Delgado (21 años) cayó ante el profesional italiano Carmine Tommasone (32 años) por decisión unánime (3-0) en el peso ligero (60 kg o 130 lbs). La diferencia en el combate entre ambos era evidente.

Tommasone, que porta marca en el profesionalismo de (15-0 con 4KO), dio un espectáculo en el movimiento de pies y desplazamiento en la lona junto a golpes más contundentes y localizados. Además, el italiano soportó los golpes recibidos sin ningún tipo de cansancio o daño evidente, dada a su movilidad, cosas que llegan solo con la experiencia, y boxear por 10 o 12 asaltos cuando en el aficionados solo son tres.

De la mano con los profesionales, hay muchas reglas del boxeo aficionado que también debutan en los Juegos de Río.

imageEn Londres 2012 nuestros cinco olímpicos de boxeo aficionado (Jeyvier Cintrón, Jantony Ortiz, Felix Verdejo, Erick Collazo y Francisco Vargas) lucharon con protección para la cabeza y se competía con un sistema de puntos por golpes conectados.

Cintrón, que es el único represéntate boricua en la justa mundial del 2016, se tuvo que atemperar a los cambios para poder pelear en sus segundos Juegos Olímpicos consecutivos.

Citando a expertos médicos, la AIBA eliminó en el 2013 el uso de protección en la cabeza para únicamente las peleas de hombres. Por lo que desde entonces la fanaticada del aficionado se ha tenido que acostumbrar a ver cortes por cabezazos y contusiones en los púgiles que aún no dominan técnicas básicas del profesionalismo.

La AIBA también también aprobó el cambio en el sistema de puntos, adoptando uno como el del boxeo profesional con un máximo de 10 puntos por asalto y mínimo de seis, para los combates en competencias como los mundiales y Juegos Olímpicos.

Todos estos cambios, ¿habrán abonado a la poca clasificación de boricuas a los Olímpicos? Teniendo en consideración que es un deporte pilar en la delegación puertorriqueña que trajo la primera medalla del monte olimpo a nuestra tierra, siendo una de bronce de la mano de Juan Evangelista Venegas.

Cada vez más el boxeo aficionado siente como se denigra su identidad para asemejarlo a las grandes luchas en su mayoría pre pagadas (PPV). ¿Sabrán que el fanático del profesional no necesariamente es el del aficionado o viceversa? Mientras, disfrutemos los combates de nuestro gallito vaquero en el ring más importante de su carrera.