Javier Báez, el boricua que se robó el show

Por Alexis Ortiz (TAB Deportes)

Cuando Javier Báez subió a Las Mayores, muchos temían que este fuera un jugador de “swing and miss”, es decir que se ponchara de más. En sus primeros 14 juegos dio cinco cuadrangulares, uniéndose a Jason Kipnis como los únicos segunda base en hacerlo en sobre 100 años.


Todo parecía ir de maravilla para Chicago, pero luego de que Starlin Castro se lesionara y perdiera el resto de la temporada, el dirigente Joe Maddon movió a Báez al shortstop, terminando el año con promedio de .169 con nueve jonrones, ponchándose 95 veces.BaezAunque el poder en el bate de Báez estaba claro, este tenía mucho que mejorar y fue enviado a Triple A. No fue hasta septiembre cuando recibió la llamada para unirse al equipo grande por lo que no pudo demostrar mucho su talento. Llega el 2016 y con él la primera oportunidad de que el joven boricua juegue una temporada regular completa, por primera vez en su carrera.

Los Cubs usaron al bayamonés en seis de las nueve posiciones en el baseball, incluyendo todo el infield. Con sus 14 jonrones y sus 59 carreras remolcadas, Báez se aseguró en decir “Sí” siempre que su dirigente lo necesitara en el terrenoTabCon el comienzo de la presente postemporada, los ojos del mundo se posaron en los Cubs y su carrera por el primer campeonato en 108 años. El equipo cuenta con una de las alineaciones más balanceadas y se podría decir que con la mejor rotación de lanzadores en la MLB. Estos entraron como unos de los favoritos a ganarlo todo y han conseguido ayuda de un jugador inesperado, el boricua, Báez.img_1947En tan solo su segunda postemporada, Báez dejó su marca en Wrigley Field con un jonrón para ganar el primer partido de la Serie de División de la Liga Nacional. Nuestro pelotero se convirtió en el héroe de los Cachorros bateando sobre .350 y muchos dicen que, si existiera un premio de Jugador Más Valioso de la NLDS, no habría quien se lo dispute al Cachorro boricua. Chicago logró pasar a la Serie de Campeonato y se están enfrentando a los Dodgers de Los Ángeles. En el segundo partido de esta serie Báez volvió a hacer historia para su equipo, robándose el home en la segunda entrada, siendo el primer jugador de los Cubs en lograrlo desde el 1907.


El puertorriqueño no ha sido una estrella solo ofensivamente, pues ha hecho magia en la defensa. El dirigente Maddon le encargó la segunda base, moviendo al estelar Ben Zobrist al left field y Baez no le ha hecho quedar mal, estirándose para atrapar bolas casi imposibles y haciendo doble plays cuando el equipo más las necesita. Sin duda este ha impresionado. Javy se ha ganado el respeto de sus compañeros y de su fanaticada mientras hace que el juego de baseball se vea como algo fácil cuando, sin duda, no lo es.img_1949Con tan solo 22 años, el puertorriqueño Javier Báez, se ha robado el show en la postemporada de la MLB. Todos están hablando de las maravillas que está haciendo en el terreno y de su desempeño para ayudar a Chicago a romper su maldición.