Se siente la presión en Golden State

Por Alberto Torres (TAB Tampa)

Durante el partido en que los Warriors de Golden State cayeron derrotados en tiempo extra ante los Sacramento Kings, con marcador de 109 por 106, se sintió la presión que están sintiendo los Warriors desde hace semanas.


Primero el coach Steve Kerr fue expulsado en el tercer parcial y luego lo que se a venido rumorando, los roces entre Dreymond Green y la superestrella Kevin Durant cuando se caldearon los ánimos entre ambos en el banco durante un tiempo pedido por el asistente Mike Brown. Se generó una discusión entre ambas estrellas quienes serán parte del cuadro regular por el Oeste en el juego de estrellas a celebrarse el 19 de febrero en New Orleans.

Todo debido a la mala decisión por parte de Green en la toma de tiros al canasto a larga distancia y no sería para menos cuando el equipo cuenta con tres de los mejores tiradores en la liga como lo son Durant, Steph Curry y Klay Thompson. En el partido Green tiró para 8-3 desde la línea de tres puntos siendo el último intento lo que colmó la paciencia de Durant y generó el altercado.

A mi entender y en el lugar de Durant, este tiene toda la razón, en un partido tan cerrado contra un equipo sin aspiraciones como lo es Sacramento, para qué Draymond tiene que estar haciendo tiros a larga distancia cuando como comenté anteriormente, tiene tres cañones a su lado y cualquiera de ellos tiene muchas más posibilidades de encestar el tiro en la jugada en progreso que Green quien su enfoque debe y se supone que sea debajo del tablero en los rebotes y haciéndole cortinas a los tres.


En el partido Durant terminó con 10 puntos haciendo sólo 10 tiros de campo en todo el partido encestando sólo dos. Al finalizar el partido Green y Kerr comentaron que Durant lucia cansado y Durant sólo se limitó a decir que debería ser más agresivo en la ofensiva, estos tipos de casos son “normales” en equipos donde hay más de una estrella junta y es que cuando ganan fue “en equipo”, cuando pierden empiezan a culparse unos a los otros buscando justificar el pobre desempeño del equipo en general.


Esto lo vimos semanas atrás cuando en los Chicago Bulls empezaron a culparse entre sí Dwayne Wade, Jimmy Butler y Rajon Rondo haciendo comentarios negativos a la prensa y en las redes sociales sobre el desempeño de cada uno lo que llevó al Coach del equipo a comenzar un partido con los tres viniendo del banco como suplentes en una acción “disciplinaría” como así lo llamo su coach cuando se le cuestionó la decisión tomada.

Así las cosas queda por esperar a ver si mejora la relación entre las estrellas dejando el ego a un lado con miras a trabajar en equipo con la intención de tratar de ganar su segundo campeonato en tres años.