Conflicto Curry-Under Armour ilustra nueva era en publicidad

(AP) — El conflicto entre Stephen Curry y la empresa Under Armour podría culminar o proseguir. Pero ha dejado claro un hecho: En una era de polarización política, se ha vuelto más complicada la dinámica entre los deportistas famosos y los patrocinadores.


Una figura tan prominente como Curry tiene una gran influencia, y puede ahora llamar a cuentas a una compañía por sus posturas sobre temas políticos y sociales. El tiempo dirá si Curry o algún otro atleta se juega su último naipe y cancela un contrato de patrocinio.

“Es fácil decirlo y difícil hacerlo”, opinó Christopher R. Chase, socio del despacho de abogados Frankfurt Kurnit Kleyn & Seltz, que se enfoca en aspectos legales de grandes campañas de “marketing” en el deporte. “Sí, Steph Curry puede rescindir el contrato mañana si éste le da esta posibilidad, y obtendría un nuevo convenio por ser quien es. Pero este nuevo acuerdo no sería tan bueno. Para Nike, él podría ser uno entre 20 basquetbolistas, y no el principal”.

Los dimes y diretes entre Curry y el director general de Under Armour, Kevin Plank, llegaron a su segunda semana y podrían prolongarse hasta el Juego de Estrellas de la NBA que se disputa el domingo. En ese partido aparecerán Curry, LeBron James, Kevin Durant y James Harden, lo mismo que los principales auspiciadores de la liga.


Plank consideró que el presidente Donald Trump es “un verdadero activo para el país”. Curry rechazó esa idea y sugirió que no dudará en dar por terminados contratos con empresas que no reflejen sus valores.