De la Hoya trató de usar como carnada a Cotto

Por Damián Ferrer / La Esquina Neutral

Como todos saben, Miguel Cotto (41-5, 33 KOs), ya está a una pelea del retiro, desde el año pasado había prometido que este 2017 sería su último año en el boxeo y terminaría una gloriosa carrera de casi 17 años como profesional.


Todo eso lo sabía de ante manos Óscar De La Hoya, presidente de Golden Boy Promotions, que inesperadamente este año firmó al boricua. No se hicieron esperar las especulaciones sobre el porqué de la firma. De inmediato se pensó en la revancha ante el peleador estrella del Golden Boy, Saúl “Canelo” Álvarez. Pero hasta esa idea sonaba algo ilógico, ya que en septiembre el mexicano tenía un duro compromiso ante Gennady “GGG” Golovkin. Por lo tanto, era matemáticamente imposible que Canelo estaría disponible para Cotto en el mes de diciembre.


La primera pelea del contrato Cotto la cumplió en agosto, ante el japonés Yoshihiro Kamegai. Combate en el cual se disputó el título vacante OMB de las 154 libras y que el boricua conquistó con un excelente boxeo y sin muchas complicaciones. Lo que si pensamos todos era que Cotto haría su último combate frente a un gran nombre y esa sería la forma en que De La Hoya sacaría ganancias a esa firma.


Entonces es que me florecen los motivos para pensar que la firma de Miguel Cotto fue solo para usarlo de “carnada”. ¿Por qué lo digo? Bueno, mi olfato me lo dice. Si se fijan en los hechos, se mencionaron varios nombres como posibles rivales para Cotto. entre ellos Juan Manuel Márquez (que por cuestiones de peso nunca se concretó), Mikey García y hasta Errol Spence Jr. Estos dos últimos nombres son los que me dieron la idea para pensar que su firma fue para “carnada”.


Luego de concretarse el combate entre Miguel Cotto y Sadam Ali (25-1, 14 KOs), salió a luz pública de que hubo negociaciones para que Cotto peleará ante García y Spence Jr. Casualmente ambas negociaciones fracasaron por lo mismo. ¿Las razones? Que tanto García, como Spence Jr., se les puso como condición para que el combate fuera posible, firmar con Golden Boy Promotions. Ambos se negaron a realizarlo por dicha cláusula.


Lógicamente esa fue la razón por la cual De La Hoya quizo firmar a Cotto a estas alturas de su carrera. Ahora hay que ver cual es la estrategia de parte de Óscar, para que el boricua enfrente a Sadam Ali, quien en el principio de su carrera fue una promesa de “niño estrella” en el boxeo, pero que todos esos buenos planes, quedaron momentáneamente detenidos con su derrota ante Jessie Vargas. Hay que resaltar que Ali es relativamente joven aún (29 años), representó a USA en las olimpiadas del 2008 (eliminando a Terence Crawford en el torneo para hacer el equipo de USA), y que es promovido por el mismo Óscar De La Hoya.


Es un hecho que el plan “A” de firmar a Cotto era usarlo de carnada para firmar a un peleador de la talla de García o Spence Jr., pero lo único lógico que veo en esta pelea ante Ali, es el plan “B”. Este consiste en usar a Cotto de escalón. De Ali dar la sorpresa o ganar una decisión controversial lo colocaría en el mapa de las 147 libras (su peso natural) o 154 donde será la pelea titular. Tenemos qie tener en cuenta que hablamos de Óscar De La Hoya, que ya tiene varias decisiones controvesiales con sus protegidos, en especial Canelo vs. Lara, Canelo vs. GGG y la señora CJ Ross con su tarjeta en Mayweather vs. Canelo. En fin, es el plan “B” o que simplemente está no será la última pelea de Cotto. No pare más, solo hay que esperar lo que suceda después del 2 de diciembre.