Las excusas son para los malos perdedores…

Por El Caballero del Boxeo

En varias ocasiones lo mencioné, después del combate no quiero excusas. Era de conocimiento que Lomachenko tenía ventajas físicas, pero también señalé que el equipo de Rigondeaux aceptó el combate aún conociendo esas ventajas y por lo tanto como profesionales debían establecer una estrategia para contrarrestar la misma.


Ahora las excusas son:

◇Rigondeaux se vendió, que el combate estaba arreglado.

◇Que posiblemente la lesión ya la tenía antes del combate. (Para mi se lesionó su mente y corazón).

◇Que ya tiene 37 años.

◇Que Lomachenko es un abusador al tener ventajas físicas.


La gran mayoría de los fanáticos de Rigondeaux antes del combate no mencionaban lo antes expuesto. Solo hablaban de las víctimas de “El Chacal” con las quijadas quebradas. Que el cubano iba a neutralizar al ucraniano. Desacreditaban los rivales de Lomachenko. Se burlaban de Nicholas Walters, porque se había quitado y que los demás rivales (ex-campeones) eran unos muertos o bultos.

Anoche observaron como el supuesto matabultos, neutralizó, frustró y ridiculizó al rompe quijadas. Y para colocarle la tapa al pomo, sucedió lo que muchos ni se imaginaban, Rigondeaux imitó a Walters.


Ya dejen las excusas, simplemente Rigondeaux no pudo descifrar el código ucraniano. El cubano decepcionó, pues le faltó coraje y disposición en el combate de su vida.