Sugar sigue repartiendo caña en MLB