LeBron, la crema de la crema

Por Marcos J Brenes (The Gondol)

La posición de alero (small forward) en la rica historia de la NBA trae en sus manos un histórico dilema.

Julius Erving, mejor conocido por todos como Dr. J, estaría batallando con Larry Bird como el segundo mejor en su posición si hubiese jugado toda su carrera en la NBA.

Lamentablemente sus primeros años, y por ende gran parte del peak de su carrera, la pasó jugando para la ABA, liga que eventualmente fue adquirida por la NBA. Por esto se perdió de sus totales miles de puntos, rebotes, y por encima de todo, visuals, ya que todo anécdota apunta a que pasó su pico atlético en la ABA, donqueando sin cámaras que los plasmaran para la posteridad.

En otra posición puede que hiciera la lista de los mejores cinco de todos los tiempos de todas maneras, pero la competencia entre los aleros es mortal.

La inclusión de jugadores que se retiraron hace más de 50 años, y la evolución del deporte en ese tiempo, elimina el debate de quién juega mejor baloncesto y se concentra en quién tuvo una mejor carrera y más impacto en su momento.

Sin más preámbulos, que comience el debate sobre el mejor alero de la historia.

Menciones honoríficas: Dr. J, Scottie Pippen, James Worthy, Dominique Wilkins, Rick Barry, Kawhi Leonard, y encaminado Giannis Antetokounmpo.

1- LeBron James, Cavaliers, Heat, Lakers:

A estas alturas es complicado encontrar algo nuevo que decir de LeBron. Enumerar sus logros tomaría varias páginas. Se podría comenzar con decir que es el responsable de la futura eliminación de las posiciones en cancha, ya que su versatilidad cambió el juego para siempre. La pasada temporada, su número 15, el Rey promedió números que van por encima de los promedios de su carrera, con 28 puntos, nueve rebotes, nueve asistencias y mejores porcentajes de campo y eficiencia. Su nivel de consistencia es insuperable.

Sin embargo, a largo plazo, sus mayores aportaciones han sido fuera de la cancha. Con los jugadores, su manejo de la agencia libre le ha dado el poder a los jugadores de decidir y manejar sus destinos sin estar atados a malas franquicias, convirtiendo el mercado en uno no solo a favor, sino en control de los jugadores.

Fuera de la cancha sus aportaciones filantrópicas y liderazgo en temas de racismo e injusticias sociopolíticas son un histórico contraste a la generación criada bajo la influencia de Jordan, quien en su momento se negó a apoyar un candidato negro del partido demócrata en Chicago comentando que “los republicanos también compran tenis”, y se negó a detener la producción de sus famosas tenis a pesar de información sobre abuso infantil en las fábricas.

Continúe leyendo aquí