Julio César Chávez le dio un KO a sus adicciones

Durante la inauguración de la segunda sucursal de un centro de entrenamiento físico que lleva su nombre, el ex boxeador mexicano Julio César Chávez habló de lo orgulloso que está de los avances que han tenido Gabriel y Marisa Moreno, nietos del difunto y tan recordado Mario “Cantinflas” Moreno luego de que por separado cada uno se internara en la Clínica de Rehabilitación Baja del Sol que el ex pugilista tiene en la ciudad de Culiacán, Sinaloa y donde se dedican a tratar varios tipos de adicciones.

Gracias a Dios ya están estudiando allá en Culiacán, su recuperación ha sido increíble, muy contentos los dos”, afirmó Julio César Chávez al hablar de ambos jóvenes.

Se enfocó en hacer mención en la recuperación de Gabriel, quién según palabras del mismo Julio César, ya se encuentra a medio camino y salió de la clínica para poder reintegrarse a la sociedad y así comenzar a convivir con la gente, sus amigos y familiares; incluso comentó que está iniciando una relación sentimental. Chávez se refirió emotivamente a este caso, afirmando que desde hace siete meses Gabriel ha demostrado su recuperación.

Me siento feliz y contento de que la gente venga, haga ejercicios y se aleje del alcohol y las drogas”, expresó Chávez.

El Centro de Rehabilitación fue inaugurado en 2015 luego de que Julio César superara su problema de adicción y decidiera ayudar a otros a hacer lo mismo. La casa en donde el ex boxeador vivío tantos momentos de felicidad y de malos ratos, donde crecieron sus hijos y donde se drogó y bebió por muchos años, ahora es el hogar para quienes necesitan ayuda.

CONTINÚE LEYENDO AQUÍ