Cariduros y Toritos avanzan a la final de la Doble A

Los finalistas de la temporada 2018 del Béisbol Superior Doble A quedaron definidos ayer viernes, con la clasificación de los Cariduros de Fajardo y Toritos de Cayey al baile de coronación.

Fajardo eliminó en cinco juegos a los monarcas Sultanes de Mayagüez, mientras Cayey sacó de carrera vía barrida a los Azucareros de Yabucoa.

Los Cariduros vencieron en diez entradas a los Sultanes con resultado 5-2, en el estadio Isidoro ‘Cholo’ García, de Mayagüez. Los fajardeños tomaron la delantera en el tope del décimo episodio, con ramillete de tres anotaciones. Con el partido empate a dos carreras, el juvenil Johnuelle Ponce sacudió jonrón solitario para colocar al frente a Fajardo. Un sencillo de Eddie González remolcó la cuarta anotación y hit de Luis Mateo impulsó la quinta rayita.

Los fajardeños volvieron a contar con gran relevo del zurdo Rámesis Rosa, quien en tres y un tercio de entrada ponchó tres bateadores, sin dar paso a hits ni carreras. El ganador del encuentro cerró la semifinal con marca de 2-0 y dos salvamentos.

Perdió por Mayagüez el lanzador Jean Vélez, con dos y dos tercios de episodios trabajados. Le pegaron tres incogibles y permitió dos carreras.

El equipo cariduro no avanzaba a una serie final desde el 2010, cuando conquistaron su tercer campeonato nacional.

En el estadio Francisco Negrón de Las Piedras, los Toritos superaron con pizarra 4-3 a los Azucareros para avanzar a su primera final desde el 1999. Cayey consiguió la carrera del triunfo en el tope de la novena entrada, cuando con el marcador empate a tres vueltas, el lanzador Cristian González realizó un lanzamiento salvaje, que aprovechó Jan Arroyo para llegar al plato.

Kelvin Pérez lideró la ofensiva de los cayeyanos con tres hits en cuatro turnos oficiales. Además, anotó dos carreras.

El zurdo Josué Montañez se adjudicó el triunfo en relevo con apenas dos tercios de entrada lanzadas. González, quien cargó con el revés, tiró todo el partido con once ponches y cuatro carreras permitidas, dos de ellas inmerecidas.

La serie final está programada para comenzar el 26 de octubre. La misma será a un máximo de siete partidos. El ganador de cuatro juegos se proclamará nuevo campeón del torneo superior de la Federación de Béisbol de Puerto Rico.