Quemando la sub20 a los 15 años

Por Jorge L. Pérez/JPG Media Group

Ariana Mar Rivera, delantera del equipo de fútbol de las Caribbean Stars de Caguas, es una de las grandes razones por las que ese onceno de la categoría Sub 20 mantiene su invicto en la Liga Puerto Rico femenina con marca de 3-0.

Después de todo, la jugadora lidera el conjunto con 11 goles en tres encuentros, para un gran promedio de más de tres goles por partido.
Más trascendental aún es el hecho de que Ariana Mar apenas tiene 15 años de edad, por lo que está arrasando en una liga en la que las jugadoras son hasta cuatro años mayores que ella.

“Sí, yo soy la más chiquita (en edad) del equipo”, explicó la jugadora de 5’6”: de estatura, “y me imagino que una de las más jóvenes de toda la liga, aunque no estoy segura”.

Ariana Mar pertenece a la selección nacional de Sub 15 y también juega en esa categoría y en la Sub 17, pero, aunque juega para Caguas, en realidad su desarrollo como jugadora fue en Gurabo.

“Lo que pasa es que el equipo que había en Gurabo desapareció\y varias de las jugadoras que estábamos allí ahora estamos jugando con Caguas”, explico Ariana Mar, quien cursa el décimo grado en la Escuela Vocacional Antonio Fernós Insern de San Lorenzo.

“Yo perdí todo un año por una lesión en la rodilla -en el ligamento anterior cruzado- y el equipo desapareció cuando yo estaba lesionada”, explicó. “El año pasado no hubo liga de Sub 20 pero yo jugué con las Caribbean Stars cuando tenía 14 años en una copa de verano que se hizo, y quedamos campeonas”.

“Y este año me imagino que somos favoritas para ganar el campeonato”.

De 5’6” de estatura, lo que considera una estatura “promedio” para una delantera -aunque obviamente todavía puede seguir creciendo-, Ariana Mar está más que satisfecha con su éxito actual. “Eso es lo que quería hacer”, dijo.

Pero apunta mucho más alto para el futuro.

“Quiero estar en la selección nacional también de Sub 17, Sub 20 y adulta”, dijo. Y también, eventualmente, conseguir una beca deportiva en alguna universidad. “Claro que sí”, dijo, “pero todavía no estoy pensando en ninguna universidad en particular”. “Todavía falta mucho para eso”.