El plan de los Lakers no es tan sencillo como lo vendieron

Jan P. Correa (Around The 24)

Desde el verano pasado todos los ojos han estado sobre los Lakers y los rumores de la adquisición de superestrellas para la histórica franquicia. Magic Johnson se ha mostrado sumamente optimista, al punto de prometer no una, sino dos superestrellas en o antes de la temporada 2019-20 y el regreso de los “Showtime Lakers” a Hollywood.


Su promesa comienza a tomar credibilidad con la firma de LeBron James la pasada agencia libre, y lograr comprometerlo por 3 años (y la opción de un 4to), compromiso que nos sorprendió a todos por la juventud en el roster de Los Ángeles y la falta de experiencia, sabiendo que LeBron es un jugador que requiere mucho a la hora de formar un equipo.

Pero LeBron justificó su firma alegando que le encanta el talento de los jóvenes Lakers, y el potencial que les ve, pero yo no pienso que esa fue la razón principal. Dentro de esta firma hay una promesa de conseguirle el talento suficiente para contender en el Oeste y destronar a los Warriors. ¿Cuán real es esa promesa? ¿Cuán posible es de cumplir? Eso es lo que quiero analizar con ustedes.

Primera parte del plan: adquirir a Anthony Davis antes de la próxima agencia libre. Davis esta actualmente bajo un contrato de 5 años por $127,171,313 con los Pelicans de New Orleans hasta el 2021, donde se convierte en Agente Libre No-restringido (UFA por sus siglas en ingles). En adición a esto, los Pelicans pueden ofrecerle a Davis desde este próximo verano una extensión con un contrato Supermax que le pagaría casi $70 millones más de lo que cualquier otro equipo le pagaría. Para que Anthony Davis sea una opción real para los Lakers tendría que rechazar ese contrato, renunciando a una cantidad inmensa de dinero.


Pero no se queda ahí, los Celtics también están tras Davis, y tienen material para ofrecerle a New Orleans (tanto jugadores como picks). O sea que para que los Lakers den el palo tienen que rogar que AD rechace el dinero (que los rumores son que va a rechazar) y presentar una oferta que Boston no pueda igualar (que significaría muy posiblemente salir de su “young core”). Y aun Davis rechazando la oferta de extensión, New Orleans no esta obligado a apresurarse en cambiarlo, ya que tienen hasta el 2020 para moverlo (a menos que Davis haga como Butler y se monte en tribuna). Y el tiempo ahora mismo no es el mejor aliado de los Lakers ni de LeBron.

Segunda parte del plan: una firma grande en la próxima agencia libre. Y aquí sí que los medios han tenido un “field day” hablando de las posibilidades y los escenarios de los Lakers. Desde juntes con Kawhi Leonard hasta el mismo Kevin Durant luciendo el uniforme amarillo y purpura. Pero seamos realistas. Viendo la lista de agentes libres, ¿realmente cuántos de esos jugadores son firmas seguras? NINGUNO.

Kawhi Leonard, prefiere ser Clipper (si es que abandona a Toronto). Kevin Durant, esta convencido de que es mejor jugador que LeBron James y hace poco catalogó como “toxico” el jugar junto a él. No pienso que Durant firme con Golden State, pero tampoco se unirá a LeBron. Kyrie Irving, abandonó a LeBron siendo campeones, es obvio que no se unirá a él en Los Ángeles. Jimmy Butler se va a quedar en Philadelphia. Y si no se queda, los Lakers nunca fueron uno de sus destinos deseados. Klay Thompson, pienso que los Warriors saben que KD los va a abandonar, así es que todas sus fuerzas irán a re-enganchar a Klay, y le van a soltar el dinero necesario. Kemba Walker, pienso que Jordan va a darle lo que pida para retenerlo, y Kemba va a aceptar (aunque jugar en Los Ángeles ayudaría a Kemba a ser reconocido como la estrella que es, en mi opinión).


Kristaps Porzinguis, primero hay que ver como regresa de su lesión, luego ver qué los Knicks tendrán para él. DeMarcus Cousins, es un asterisco. Hay que ver su regreso ahora con los Warriors para ver su valor actual, pero recuerden que el juego de los Lakers es un juego rápido y no creo que Cousins, viniendo de esa lesión, sea el “fit” para ellos.
De ahí en adelante, el resto de los agentes libres son, sin menospreciar, de segunda categoría. Jugadores como Tobias Harris, Khris Middleton, Nikola Mirotic, Al Horford, Mark Gasol, Nikola Vucevic, Julius Randle, Goran Dragic, J.J. Redick, y otros que son buenísimos, pero no son jugadores que van a ayudar a LeBron a conseguir otra sortija en L.A. por si solos.

Cuando evalúas bien estos dos escenarios te das cuenta de que es imperativo para los Lakers el conseguir a Anthony Davis. Y conseguirlo lo antes posible. Es la probabilidad más alta que tienen ahora mismo de apuntarse otra superestrella. De lograrlo, cualquier firma en la agencia libre del 2019 sería buena, pero sin él simplemente no sería suficiente.


La paciencia de LeBron no es eterna. De hecho, no dura mucho. Si el plan de Magic no funciona puede que tengamos 3 añitos de puro drama en Hollywood, y que ganen más Oscares que Campeonatos.