En Cleveland hubo una política anti-Curry, por los tenis

Traducido de Larry Brown Sports, por Steve DelVecchio

Los Cleveland Cavaliers y los Golden State Warriors desarrollaron bastante rivalidad antes de que LeBron James abandonara su ciudad natal por segunda vez, y eso aparentemente condujo a algunas políticas estrictas de calzado.

En un artículo que escribió esta semana para Bleacher Report titulado “The Politics of Kicks”, Ric Bucher arrojó algo de luz sobre la seriedad con que los jugadores de la NBA toman sus zapatillas. Si bien muchos de los jugadores que no tienen sus propios zapatos se visten con los zapatos característicos de otros jugadores, aparentemente está mal visto hacerlo cuando va en contra de dicho patrocinador de zapatillas.


Por ejemplo, Draymond Green le dijo a Kevon Looney, el centro de los Warriors, que no podía usar los zapatos Adidas de James Harden durante un juego contra los Houston Rockets la temporada pasada.

Looney recordó que el gerente de equipo Eric Housen reemplazó sus zapatos antes del juego sin su conocimiento.

“Draymond dice que no puedes usarlos”, le dijo Housen a Looney. “Son el zapato de James Harden, y él dice que no puedes usar el zapato de un tipo contra el que estás jugando”.

Green dijo que la política es “no es una regla de equipo”, pero cree que es imposible ganarse el respeto de un oponente si está usando su zapato. Los Cavs aparentemente sentían lo mismo, ya que tenían una política estricta con respecto a los zapatos Under Armour de Stephen Curry en los últimos años.

Se entendió claramente, dejando a un miembro de la lista final de los Cavs el año pasado sin saber la regla, pero solo, quizás, porque nunca consideró usar UAs. Otro ex Cavalier envió un mensaje de texto: “No había manera de que alguien en [Cleveland] en los últimos años los usara, por las razones obvias”.


Se hizo muy obvio que Curry no era la persona más popular en el vestuario de Cleveland, y eso no es una sorpresa, dada la frecuencia con la que los dos equipos se enfrentan. Si bien puedes pensar que cambiar el calzado por principio es un poco excesivo, tiene sentido que un jugador evite hacer cualquier cosa que pueda darle a su oponente una ventaja mental.