Juguemos a que no existe el deporte

Por Zacha Acosta

Llevó semanas leyendo artículos de revistas científicas para mi proyecto de tesis doctoral. ¡Obvio, es en deporte!

He leído un sin número de artículos que me encantaría leer más por día, pero debo reportarme a trabajar por las obligaciones humanas que tengo. O sea, pagar renta, deudas, estudios, los impuestos que son el doble con la nueva reforma laboral, etcétera. En fin, para poder vivir.

Mi vida es 99.9% al servicio del deporte. Eso mucho de ustedes lo saben. Otros, podrán leer más en mi página de presentación de La Estocada para comprender.

Estoy al servicio del deporte, no el deporte a mi servicio. Aunque, pensándolo muy bien, el deporte me sirvió de herramienta para hoy sentarme a escribir una incógnita o unas incógnitas que arrastro desde que tengo memoria deportiva, y me fastidia estos días en mi conciencia:

¿Cómo sería la vida sin deporte o actividad física? Puerto Rico, ¿sin deporte? Esta última como el taladro del vecino a las 7:00 a.m. un sábado después de jangueo.

Continúe leyendo aquí