Natalia Ariza la cara del fútbol femenino

Articulo por: Melissa Blanco IG: @MeliBlancoPR
Fotografía: Juanita Moreno IG: @JuanitaMorevoV @PronoiaPhoto

Una entrevista a ciegas. Así empezó la mañana del jueves 14 de febrero del 2019 y mientras que muchas celebraban y rendían tributo a el amor, en un lugar de la ciudad de Houston quise conectar a Natalia Ariza a las emociones más profundas inspiradas por el amor a su vida como atleta profesional en el balón pie.

Tuvimos una charla con la futbolista colombiana Ariza. Ella recostada en un sillón y con los ojos cerrados. Desconectada de miedos, ruidos externos o distracciones. Simplemente ella, buscando en su corazón las respuestas a cada una de las preguntas. Hablando desde su lado más humano.


Darse la oportunidad de parar unos minutos en esta época donde todo parece pasarnos por en frente a la velocidad de la luz y analizar qué tan lejos se ha llegado es un muy buen abre bocas para una buena charla “todo empezó como un pasa tiempo. Durante los años cambio y creo que empece a conseguir cosas que no soñaba, pero las fui consiguiendo y logrando. Hoy en día, en el 2019, siento que puedo decir que logre ser parte de la historia del fútbol femenino colombiano,” nos dijo Ariza al hacer su propio ejercicio de retrospectiva.

Si hay algo de lo que es interesante hablar con los atletas es de sus caídas. Es sorprendente ver cómo por medio de la determinación y la disciplina logran recuperarse y seguir hacia adelante. Para Ariza el caso no es diferente, durante su carrera profesional sintió que sus sueños se acababan al ver una puerta cerrarse “hace unos años con la Selección Colombia, estaba preparándome fuertemente para el mundial de Alemania. Por desiciones externas a mí no lo logre, no quede en el equipo” nos dijo. El proceso no fue fácil para ella, sintió que había tocado fondo y hasta puso en duda sus capacidades como futbolista. Fue un proceso de volver a enamorarse del fútbol y retomar el interés de seguir compitiendo. El apoyo de quienes la rodearon la hicieron fuerte “no quería volver a jugar, me costo, pero hoy en día aprendi mucho gracias a esa situación. Increíblemente me fortaleció mucho ese suceso. A largo plazo fue una bonita experiencia.” Sin afanes aprendió a ver la circunstancia como una oportunidad de auto enriquecimiento personal. Recupero su confianza y asegura que hoy en día gracias a lo vivido ella se ha convertido en una persona y jugadora muchísimo mas fuerte.


Rodearse de personas positivas, personas que creyeran en ella y quienes la motivaran a seguir adelante fueron aspectos claves durante el proceso “conte con un grupo de personas, amigos y familiares quienes creían en mí y en el talento que tenía y que gracias a Dios todavía tengo. Ellos sabían que me había esforzado por hacer muchas cosas en mi carrera y lo valoraban. Eso fue el mejor recordatorio para yo también darle el mismo valor.” Además si hay algo que ella tiene claro hoy en día es que definitivamente en la vida hay pruebas o caídas que se presentan con el único propósito de fortalecer la vida y el carácter de un ser humano. Hoy en día Ariza sabe de sus capacidades, reconoce ser una excelente jugadora y además se enorgullece de ser parte de la historia del fútbol colombiano.

Durante esa experiencia de una entrevista a ciegas, en donde Ariza ya estaba totalmente relajada en el sillón, con sus ojos cerrados y conectada cada vez más con ella misma, empezamos a conocer aspectos del carácter de la futbolista que parecieran correr por el ADN de los atletas. Tres pilares importantes en un atleta: constancia, disciplina y humildad “wow, creo que son conceptos que son muy míos, o sea siempre he tenido en mente la humildad por que hace parte de mi, por que se del valor y lo que me costo conseguir las cosas que hoy en día tengo. Claramente la constancia, creo que desde los 12 años ha sido una de mis fortalezas.En los retos y competencias que tuve y las que están por venir, siempre me dedico a entrenar. La disciplina siempre la he visto como una prioridad tanto en mis estudio como en la parte deportiva.”


Y es que salir de casa a una temprana edad a perseguir los sueños es uno de los sacrificios que los atletas afrontan con total madurez “técnicamente salí de casa a los 15 años con muchos sueños con la selección Colombia a explorar el mundo mediante el fútbol. No esperaba conseguir todo lo que he conseguido pero desde esa edad emprendí un reto. A los 18 años salí definitivamente de mi hogar para venir al extranjero a lograr mis metas académicas en la universidad. Me enfrente a un mundo y cultura diferente, además también a un fútbol distinto.” Durante el proceso de formarse cada vez mas como futbolista se fue perdiendo el calor de hogar, el apoyo de padre y madre quienes desde la distancia siguen la carrera de Ariza y de su hermana gemela, también futbolista profesional, Tatiana Ariza. Para Natalia hubo momentos que regresar a casa después de largas jornadas de entrenamiento o días de torneo y no encontrar el abrazo de mamá o las sabias palabras de papá se le hacia difícil “es un reto mental saber que es uno mismo quien tiene que darse ese animo, pero logre pasar esa etapa.”

Ariza hace parte del primer grupo de futbolistas profesionales del país de Colombia quienes salieron becadas a la universidad en Estados Unidos, un mérito logrado por su excelente rendimiento como atleta tras la competencia en el Mundial de Nueva Zelanda con la Sub 17. Anotar goles, defender en el campo de juego y contribuir con los triunfos de los equipos a los que ha pertenecido ponen bajo su brazo no solo un título universitario pero además también en el 2008 campeona del suramericano sub 17 en Chile y el cupo al Mundial Sub 17. En el mismo año logro el Mundial sub 17 de Nueva Zelanda donde tuvo minutos de juego. En el 2009 una medalla de oro en los Juegos Bolivarianos en Bolivia. Campeona con la Selección Bogotá en el Torneo Nacional donde fue participe de todos los encuentros. En el 2010 participo en el Mundial de Alemania donde la selección Colombia logro el cuarto puesto.


A los Estados Unidos Ariza llego becada por la Universidad de Austin Peay State University en donde contribuyo para lograr varios títulos con el equipo universitario. Durante sus estudios su contribución con la selección Colombia continuo. En el 2011 hizo parte de la Pre Selección Colombia Mundial Mayores y participo en el Torneo Internacional Feria de Flores en la ciudad de Medellín Club Gol Stars donde quedaron campeonas. En el 2012 hizo parte de la Selección Colombia para los Juegos Olímpicos y en el mismo año estuvo en los Juegos Olímpicos en Londres. De ahí surgió la idea de tatuarse el símbolo de los Olímpicos para portar con orgullo esa etapa de su vida.

Esos son algunos de los títulos conseguidos por la colombiana quien en la actualidad sigue contribuyendo a el fútbol en los Estados Unidos. La ciudad de Houston le abrió las puertas y desde el 2015 hace parte del equipo femenino semi profesional los Houston Aces “ha sido el club con el que me ha encantado jugar y lo he hecho con mucho amor. Apenas me gradué de la universidad se me presento la oportunidad con Houston Aces y esa fue la razón por la que me radique en la ciudad espacial. El equipo me hace mantener viva la ilusión por jugar y el amor por el fútbol. Siento la camisa cada vez que me la pongo.” Durante el tiempo con el equipo Ariza ha tenido la oportunidad de ver el crecimiento de la organización en donde en la actualidad hacen parte varias jugadores de la Selección Colombia y algunas más de talla internacional.

La experiencia que aporta Ariza es de gran importancia para el equipo, ella se denomina como una jugadora polifacética quien tiene la capacidad de estar en el terreno como defensa pero también puede aportar como medio campista o en la posición que su entrenador la necesite. Una jugadora solida que por medio de su experiencia implementa el liderazgo dentro de su equipo. Para el futuro inmediato del Houston Aces en el verano del 2019 se da inicio el torneo donde compiten estas guerreras, la pre temporada empezara en Abril. “Nuestra meta inmediata es estar en forma para traer de nuevo el campeonato a la ciudad de Houston.”


Para ninguno es un secreto que el fútbol femenino no recibe el apoyo que debería cuando se cuenta con grandes atletas como Ariza. Al preguntarle cuál es ese mensaje que le quiere dar a la fanaticada, su respuesta es clara y contundente “soñamos como futbolistas en que la gente crea, simplemente eso, que crean en el talento femenino. A veces la sociedad y los mismos medios demeritan el talento de nuestro genero. No es tan popular por el hecho que no es James o Cuadrado en el campo. Los cubrimientos de prensa o en el mismo país se refieren a nosotras como si jugaron las niñas, pero no ven el valor y el esfuerzo que hay detrás. James o Cuadrado empezaron a la misma edad que empieza una futbolista, ellos hoy en día son famosos y exitosos mediante lo mismo que hacemos nosotras. De igual manera hay niñas que merecen esos reconocimientos.” La invitación es para todos, el llamado es para que se crea más en el fútbol femenino. Solo así se podrá lograr que ellas reciban el mismo protagonismo y que se pueda conocer de más historias como la de Natalia Ariza.