La noche consagraría de Salvador Sánchez y una noche triste para PR

#UnDiaComoHoy en 1981, se escenificó uno de los duelos mas esperados de las divisiones pequeñas. El mexicano Salvador Sánchez (40-1-1, 30 KO’s) defendía su título mundial pluma frente al campeón mundial supergallo, el puertorriqueño Wilfredo “Bazooka” Gómez (32-0-1, 32 KO’s). El combate prácticamente se decidió en el mismo primer asalto. Sánchez lo llevó a la lona en dicho asalto, intentó rematarlo pero Gómez resistió el vendabal de golpes.

Sánchez continuó su castigo, con una ofensiva certera. Gómez sintiendo que ya estaba en desventajas buscó ir a la corta distancia. El puertorriqueño con el rostro muy inflamado por los golpes potentes que infligió Sánchez, llegó a conectar golpes solidos, los cuales el mexicano asimiló. Sánchez siempre fue muy astuto, cuando sentía que estaba acorralado se iba por laterales y a su vez lanzando buenas combinaciones. Solo la bravura de Gómez lo mantenía de pies.

Llegó el fatídico octavo asalto, el puertorriqueño continuaba brindando una gran batalla, pero era evidente la superioridad de Sánchez.


No hay duda que fue una noche magistral para Sánchez, fue su noche consagratoria, porque venció a un guerrero, venció a un boxeador que le exigió al máximo y él pudo probar al mundo que era un boxeador completo.

Via El Caballero Del Boxeo