Crisis de la NBA en China

Octubre es uno de los meses más esperados por la NBA, ya que marca el comienzo de una nueva temporada. Con los cambios históricos que se realizaron este verano, la temporada 2019-20 ha sido una de las más anticipadas. Pero todo esto se ha visto empañado por una situación que, aunque para muchos parezca tonta, ha puesto en jaque a la liga y su exitoso movimiento global.
Desde principios de año, la población de Hong Kong salió a las calles en actitud de protesta en contra de un proyecto de ley que permitiría la extradición de criminales a China. Hong Kong, a pesar de ser territorio de China, goza de cierta autonomía en un acuerdo conocido como “one country, two systems”. Estos temen que, a consecuencia de esta ley propuesta, sus ciudadanos sean extraditados y expuestos a torturas o sentencias injustas, por lo que salieron a la calle en lo que se ha descrito como “la peor crisis de Hong Kong” desde que fue entregada a China.


Pero, ¿qué tiene que ver la NBA con todo esto? Absolutamente nada. El problema de la NBA comienza cuando uno de sus ejecutivos muestra públicamente simpatía y apoyo a Hong Kong y sus manifestantes.

Daryl Morey, Gerente General de los Houston Rockets, utilizó su cuenta de Twitter para mostrar su apoyo al movimiento anti-gobierno de Hong Kong. El mensaje fue borrado rápidamente, pero una vez llegas a Twitter es difícil que no te vean. El mensaje corrió el mundo y no fue visto por el gobierno chino con buenos ojos. Ni el intento del dueño de los Rockets, Tilman Fertitta, rindió frutos para tratar de apaciguar las partes. El daño ya estaba hecho.
Dos días después del “tweet” ya la Liga de Baloncesto Profesional de China había cortado todo apoyo a los Houston Rockets y los canales principales de deportes habían amenazado con dejar de transmitir sus juegos. Y recordemos que en China son cientos de millones los que ven estos eventos televisados, lo que se traduce en un impacto en los “ratings” enorme.
Al día siguiente la NBA se expresa. Daryl Morey envía un mensaje retractándose y desligando a la liga de sus expresiones, y Adam Silver ofrece un mensaje donde, aunque no condena a Morey por sus comentarios, espera poder aclarar la situación y así poder continuar su exitoso negocio. Demás esta decir que el gobierno de China esperaba más de Adam Silver. Esperaban consecuencias más severas para Morey por sus expresiones. Por otro lado, el gobierno de Estados Unidos comienza comentar en el tema y se muestran desilusionados ya que, según expresaron, la liga dejó ver su verdadera cara al mostrarse doblegados ante el gobierno chino, todo por mantener su mina de oro.



Ante la posición complicada en la que se encontraba (entre el gobierno chino y el de Estados Unidos), Adam Silver decide tomar una postura más firme en el asunto y deja claro que no iba a regular las opiniones de sus jugadores y empleados. “Yo reconozco las consecuencias de la libertad de expresión; tendremos que vivir con esas consecuencias” – añadió Silver. Y esta fue la gota que colmó la copa para China.
Todas las compañías que tenían algún tipo de acuerdo con la NBA suspendieron sus ataduras. Comenzaron suspendiendo juegos del G-League. Luego suspendieron las actividades de los Nets y los Lakers como parte del programa NBA Cares. La compañía de tenis Anta cortó las negociaciones con la liga. Se comenzaron a remover todo tipo de anuncio y/o “banner” promoviendo la NBA, incluyendo los del juego entre los Nets y los Lakers de mañana. Los acuerdos de televisión, auspicios, todo lo que sea en apoyo o en conjunto con la NBA esta siendo cancelado o suspendido, en una ola que sigue creciendo y no muestra signos de debilitarse.


Solo resta esperar. Si el juego de los Lakers/Nets se lleva a cabo entiendo sería una señal de esperanza, aunque tengo que aceptar que, en lo personal, repudio la reacción de China en este asunto. Los deportes y la política no mezclan, y por respeto a los atletas, los fanáticos y al mismo deporte, debemos dejarlos aparte. Para mi la postura sería bien sencilla en este asunto… claro, no soy yo el que estoy perdiendo billones de dólares.
Veamos como termina esta saga…
By: Jan P. Correa – Around The 24